30 marzo 2007

Los aires contaminados de Ciudad Guayana (III)...Metas para bajar los niveles de contaminación

Para muchos especialistas este accionar del Ministerio de Ambiente debe mantenerse con una adecuada fiscalización y control ambiental, pero acompañado de los otros organismos relacionados como la Guardia Nacional, la Fiscalía Ambiental y las mismas autoridades municipales con competencias en materia ambiental para lograr a futuro “un espacio limpio”

Para muchos especialistas en el tema ambiental, la actuación del Ministerio de Ambiente (MinAmb) ejecutando el cierre preventivo de la empresa estadal CVG Alcasa y la empresa privada Hevensa por carecer de los sistemas de control de las emisiones atmosféricas, ha sido positiva. Sin embargo, advierten que este accionar del principal rector de la política ambiental del país debe mantenerse en el tiempo, con una adecuada fiscalización y control ambiental así como también con un acompañamiento de los otros organismos relacionados como la Guardia Nacional, la Fiscalía Ambiental y las mismas autoridades municipales con competencias en materia ambiental.

CRITERIOS DE ACTUACIÓN
Santos Carrasco, quien fuera director estadal del Ministerio de Ambiente y actual consultor ambiental reconocido en la zona, considera que las empresas respetan al ente rector del ambiente en el país cuando sienten que hay una presencia permanente de seguimiento y más aún, cuando el ministerio desempeña un rol de orientador en los procesos de adecuación ambiental. Señala la experiencia exitosa de países que confrontan situaciones de contaminación atmosférica graves como México y Chile que abordaron de manera “sensata y racional” desde el punto de vista técnico, ambiental y económico un programa de control de contaminación atmosférica para lo cual, insiste, se tiene que establecer unos criterios de actuación, a saber:
1 Ambiental: fundamentado en un inventario de emisiones que permita catalogar cuáles son las fuentes de emisión de partículas más importante de la zona industrial Matanzas y Cañaveral y cuál es la menos relevante. “El Ministerio de Ambiente dispone de todas las caracterizaciones anuales que hace la empresa y también pueden utilizar factores de emisión –una práctica mundial- que permite, conociendo la capacidad de producción de la empresa, hacer un cálculo muy sencillo de cuál es la mayor fuente de contaminación y corregir esos flujos contaminantes si la empresa tiene o no sistemas de control”.
2 La naturaleza del contaminante: “históricamente en Guayana hemos tenido la tendencia de actuar sobre las empresas cuyas emisiones atmosféricas generan penachos altamente visibles y éstos por lo general están asociados a la generación de partículas que se dan en el caso de las empresas de ferre aleaciones y siderúrgicas, pero hay unas emisiones atmosféricas que son más peligrosas que las partículas, tal es el caso de los fluoruros, dióxidos de azufre, sulfuro de hidrógenos, compuestos orgánicos volátiles y los compuestos poli cíclicos aromáticos que no se ven y porque no se ven, no se atacan”.
3 Población afectada: Es necesario evaluarla para cuantificar el área de influencia o de impacto que tienen esas emisiones generadas por la empresa. “Todas aquellas empresas que estén ubicadas en zonas cercanas a las áreas residenciales, centros de salud o escuelas tienen que ser objeto de una acción prioritaria porque los niños, ancianos y los enfermos son la población más vulnerable ante episodios de contaminación atmosférica”.
4 Inmediatez: Es necesario considerar la rapidez en la solución ambiental para sentar un ejemplo y darle credibilidad a la acción. “Si cierras una empresa o la paralizas y esa empresa para resolver su problema de contaminación va a necesitar tres años, en ese tiempo no vas a tener ningún impacto sobre el problema que quieres resolver”.
5 Metas: Un proceso de esta naturaleza debe partir de un diagnóstico para determinar la calidad de aire que se tiene y a partir de ahí fijar metas como autoridad ambiental para que en un lapso determinado de años, bajar esos niveles de contaminación atmosférica, por ejemplo: de una categoría altamente contaminado a uno levemente contaminado. “Tienes que tener objetivos ambientales que sean cuantificables porque si no, haces muchas inversiones y no hay forma técnica de saber el impacto que han tenido en el mejoramiento de la calidad de aire”.

UNA RED PARA DARLE USO
Una de las cosas de vanguardia que tiene Ciudad Guayana es precisamente la red de calidad de aire que tiene más de 10 ó 12 años operando bajo la dirección de la CVG, sin embargo la información valiosa que genera es poco difundida. Al respecto, Carrasco considera que esa información “hay que darle el uso que debiera”. Resalta que debe ser utilizada en primer lugar por la autoridad ambiental para definir sus planes y estrategias de control; y en segundo término por las empresas para que puedan evaluar los resultados esperados de su gestión ambiental a fin de planificar nuevas inversiones.
Advierte que al comparar el conjunto de cronogramas ambientales, que fueron aprobados y ejecutados por muchas de las empresas de la zona, con los niveles de calidad de aire, se observa que no hay correspondencia. “La inversión que se ha hecho no guarda correlación, se ha invertido mucho dinero y sin embargo no hemos notado ningún mejoramiento en la calidad del aire que respiramos”.

REZAGO LEGAL
Otro tema sensible, a juicio de Carrasco, sobre el cual debe legislar el MinAmb tiene que ver con la gran cantidad de procesos productivos existentes en Guayana que no están regulados por la norma. “Venezuela es el centro de reducción directa más grande del mundo con empresas como Venprecar, Orinoco Iron, Matessi, Comsigua y la norma no establece límite de emisión para esos procesos, lo cual es grave porque les da una inseguridad jurídica a las empresas y además, técnicamente es difícil para el MinAmb controlar si efectivamente esas empresas están cumpliendo o no con el límite que les corresponde. También hay procesos como la regeneración de ácido clorhídrico que tampoco está normado”. Considera que el Decreto 638 cumplió un papel, pero que a la luz de los nuevos desarrollos que se han dado en materia de control de contaminación atmosférica, debe promulgarse de forma urgente una nueva norma técnica de emisiones atmosféricas que vayan en consonancia con estos avances tecnológicos. “La norma actual establece concentraciones de partículas en chimenea por el orden de los 150 miligramos por metro cúbico cuando ya los nuevos sistemas de control de contaminación te pueden garantizar una concentración en chimenea por el orden de los 10 miligramos por metro cúbico”.
En este tema, el tecnólogo ambiental coincide con la bióloga del MinAmb Riolama Fernández en cuanto a la urgencia de establecer unos límites de emisión que vayan en consonancia con la realidad industrial de Ciudad Guayana. “Hay un rezago muy importante de la norma. Esperamos que esta nueva administración del MinAmb pueda saldar esa brecha que las anteriores ministras no pudieron cumplir”.

CAMPAÑA MASIVA DE LA MISIÓN ÁRBOL
En el marco de la Misión Árbol, Carrasco sugiere la puesta en marcha de un programa intenso y masivo de reforestación y repoblación forestal en la zona industrial Matanzas incluida Cañaveral en la cual se puede establecer una franja de amortiguación vegetal con especies de rápido crecimiento “que además de atenuar el impacto paisajístico negativo que tienen muchos de estos desarrollos industriales, actúan como fuente de sumidero de dióxido de carbono y sirven como hábitat para la fauna silvestre”.


EL RETRASO DE CADIVI
Explicó que el retraso en la erogación oportuna de las divisas que se requieren para la compra de los equipos y repuestos de infraestructura ambiental es otro de los problemas que está influyendo sobre las empresas para que puedan mantener operando adecuadamente sus sistemas y equipos de control ambiental. “Hay varias empresas de la zona como Hevensa que desde el mes de agosto del año pasado, está tratando de importar unas 800 mangas de tejido especial y ha sido imposible por no tener acceso a esas divisas. El Ministerio del Ambiente puede interceder en el alto gobierno para que se declare como de alta prioridad la liberación de divisas para los equipos de control ambiental. Hay una burocracia que está intercediendo sobre eso”.

CONTAMINACIÓN...SINÓNIMO DE INEFICIENCIA
ONTAMINACIÓN ES Por su parte, el investigador Luís Guzmán Balbás, integrante del Centro de Investigaciones de Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable de la UNEG, está convencido que “en las organizaciones modernas, la contaminación es un sinónimo de ineficiencia, por eso se adoptan tecnologías limpias que permiten simultáneamente revertir tal condición y minimizar la generación de emisiones, efluentes y desechos sólidos que pudieran afectar negativamente la calidad ambiental y la salud de las personas”.
Cree que los organismos del Estado venezolano llamados a conducir la política en materia de ambiente y desarrollo deberían asumir una firme y coherente posición sobre la base técnica y legal disponible en el país. En este sentido, dijo que el Estado venezolano “está en la obligación de promover la participación de sus mejores talentos y una opción para ello pudiera ser la aplicación de la Ley de Ciencia y Tecnología como instrumento para viabilizar la relación Universidad-Sector Productivo, lo cual permitiría financiar el diseño y ejecución de los proyectos de investigación aplicada requeridos para abordar este importante reto”.

A FUTURO…UN ESPACIO LIMPIO
Para Lenin Berrueta, vicepresidente de la CVG, la red de calidad de aire está evaluando periódicamente las partículas en suspensión y parte de ese monitoreo obliga a efectuar adecuaciones en los sistemas de filtración, de control de polvo y de control de afluentes líquidos. “Hoy en día te puedo asegurar que Ferrominera, Bauxilum y el resto de las empresas están adelantando inversiones que garantizan que a futuro Matanzas tiene que ser un espacio limpio con emanaciones y partículas en el ambiente adecuadas para la característica de zona industrial que desempeña, no va a ser un lugar residencial. No sólo la industria pública sino la privada también tienen que adecuarse”.
Dijo que el continuo monitoreo de la red de calidad de aire ha permitido instruir a las empresas sobre los parámetros que están siendo superados y que deben corregir. “Recientemente se le instruyó a la empresa Sidor para que corrigiera una situación en su planta de producción de cal hidratada por estar fuera de parámetro y casualmente en la reciente visita que hizo el MinAmb en la zona, una de las medidas preventivas que hizo tendentes a la solución de ese impacto ambiental fue esa planta”.
En el caso de Alcasa explicó que se establecieron acuerdos para solucionar en algunos casos y corregir definitivamente en otros. Mencionó que uno de los aspectos que se ha venido considerando desde hace dos años es el cierre estratégico de las celdas I y II, pero aclaró que el mismo tendría que ser una operación programada y en tal sentido aseguró que el equipo técnico de Alcasa está trabajando en esta opción aunque con esto no está asegurando que se vaya a dar un cierre de la celda I y II, es un escenario que están evaluando.
“Si en el 2004 se hubiesen continuado los pasos que apuntaban al inicio de los trabajos de la línea V de Alcasa, para esta fecha tuviésemos las primeras toneladas de aluminio primario con una tecnología venezolana, la V350, una tecnología limpia y con todos los mecanismo de control que hoy en día una reductora de aluminio modelo debe tener”.
Sin embargo y aunque consideró extemporáneo mencionarlo, Berrueta explicó que la falta de inversión y de continuidad administrativa, así como el enfoque en otros aspectos de la operación que no consideraron la inversión ambiental, conllevaron a que los elementos de control ambiental que debieron colocarse en este grupo de celdas no se establecieran en el tiempo.
“Las inversiones en la parte ambiental son de alto costo, no son inmediata y siempre está el interés de buscar la tecnología de punta, porque lo que se instale hoy, si no se adecua a las exigencias ambientales y no cuenta con los elementos que lo soportan, puede estar en desuso en los próximos cinco o seis años”. Aseguró que desde la CVG “lo ambiental no está en un segundo plano”.

ISP: Implementar lo necesario
A nivel de salud, la contaminación del aire es un problema ambiental que le atañe a la Dirección de Salud Ambiental y Contraloría Sanitaria del Instituto de Salud Pública (ISP), instancia que depende a su vez del Ministerio de Salud. Sin embargo, tal como lo aseguró la titular del ISP, Gineth Morales la malaria, el dengue y la leishmaniasis es lo que ocupa el cien por ciento de las actividades. Anunció que vienen trabajando en un anteproyecto para la instalación de un laboratorio, llamando la atención ante los presuntos enfermos por contaminación. “Y digo presuntos, porque no podemos decir en este momento que la contaminación del aire en Ciudad Guayana es un problema de salud porque no tenemos una casuística de intoxicados por determinado gas, no tenemos eso reflejado en nuestros hospitales y ambulatorios, el alerta es que debemos estar pendiente, hacer un diagnóstico y regular la norma ambiental”. Dijo que los casos de enfermos por contaminación del aire no son como los de la malaria que se constatan semanalmente o como el dengue, cáncer o una enfermedad cardiovascular. “Los diagnósticos que se tienen de neumonía, bronquiolitis, rinitis tienen una etiología determinada y un tratamiento específico para el agente causante. Ahora, si nosotros empezamos a ver que se presentan 50 casos de rinitis en un sector del área de influencia de la zona industrial y que no cede ante el tratamiento habitual contra la rinitis entonces se activa la alerta, pero es necesario constatar que el agente causante sea un gas, porque estas son patologías que son frecuentes en cualquier lugar del mundo”.
Recalcó que desde el ISP están conscientes de la situación planteada con la contaminación del aire en Ciudad Guayana, por lo que “estamos llamados a implementar lo necesario para su control, porque sabemos que existen empresas que emiten gases y que son tóxicos”.

1 comentario:

Duilio dijo...

Claro, de nada valdría cerrar una empresa un día y que luego siga todo igual. Espero que Venezuela no se quede atras en la proteccion ambiental, que ya muchos paises (ej los de Europa) estan tomando muy en cuenta.

O nos aplicamos o el mundo se nos cae en pedazos encima.

un abrazo desde nuestro país Venezuela.

Duilio.