14 enero 2006

75% de venezolanos encuestados desconoce quehacer científico de Venezuela



La encuesta nacional de percepción pública de la ciencia realizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología reveló el escaso conocimiento que los venezolanos tienen del desarrollo científico-tecnológico en su país


Los resultados de la primera encuesta nacional realizada para conocer la opinión que tienen los venezolanos sobre la situación actual de la ciencia y la tecnología que se desarrolla en el país, reflejaron el poco conocimiento que se tiene del quehacer científico-tecnológico en el país. El Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT) se propuso elaborar una encuesta nacional de percepción pública de la ciencia con el objetivo de hacer participar a la colectividad en el diseño y formulación del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación contemplado para el periodo 2005-2030, cumpliendo así con “las orientaciones esenciales de la democracia definida como participativa y protagónica”. La intención del MCT era “formular objetivos de política pública y estrategias de acción dirigidos a responder a las necesidades expresadas por los actores con respecto a cómo la ciencia, la tecnología y la innovación, contribuyen con el desarrollo nacional y concretamente con el mejoramiento de su calidad de vida”.

Metodología

El documento que recoge los resultados de la encuesta fue presentado en la región el pasado noviembre. En el mismo, se señala que para la realización de la encuesta, el MCT seleccionó una muestra de 853 personas de ambos sexos, mayores de edad, según los registros del Consejo Nacional Electoral. Esta muestra fue distribuida proporcionalmente en los estados más poblados del país, en los que se concentra más del 80% de la población nacional. Las encuestas se aplicaron mediante la técnica de la entrevista personal con base en un cuestionario semi-cerrado diseñado especialmente para este estudio.

Resultados
La encuesta reveló que el 63% de los venezolanos encuestados considera que el avance de la ciencia y la tecnología influyen en la mejora de la calidad de vida de la humanidad. Sin embargo, el 40% cree que las actividades científicas y tecnológicas no tienen ningún papel en el desarrollo industrial del país; pero el 38% opina lo contrario.

Ciencia útil pero desconocida
Sobre la ciencia y la tecnología que se hace en Venezuela más del 80% parece reconocer que la investigación que se realiza es útil y sólo un 17% duda de la utilidad de ésta. Sin embargo, apenas un 25% de los encuestados recuerda algún hallazgo científico importante realizado por investigadores venezolanos, mientras que el 75% no recuerda alguno. Pero, al consultar sobre esos hallazgos importantes que recuerdan, las respuestas sorprenden: clonación de la oveja Dolly; medicina sistémica, el bisturí de diamante, descubrimiento de un Mamut en Falcón, cocodrilo prehistórico, tortuga gigante, cura del Mal de Chagas, orimulsión, cura del cáncer con grasa del hipopótamo, descubrimiento de una célula en el cerebro, etc. Lo de la medicina sistémica alarmó a más de un investigador en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), institución considerada como la más importante por el 48% de los encuestados. El desconocimiento de la ciencia incluye a los científicos venezolanos de quienes sólo un 9% de los encuestados recuerda algún nombre, entre los que destaca el de Jacinto Convit quien aparece en primer lugar con 23%. Pero, en tercer lugar, recuerdan al ingeniero promotor de la medicina sistémica José Oralde. Por otra parte, casi un 90 % cree que el gobierno no consulta a los científicos e ingenieros para asuntos relacionados con sus actividades. Por otro lado, más de un 60% no conoce los organismos que se dedican a hacer investigación científica y tecnológica en el país. Para los encuestados las prioridades de la investigación deben estar dirigidas hacia los temas de salud pública (46%), producción agrícola y pecuaria (17%), mejoramiento de las ciudades (13%), y procesos industriales (10%).

Científicos peligrosos
Según los resultados de la encuesta, al parecer existe en una importante porción del imaginario colectivo, un temor por lo que pudieran estar haciendo los científicos en sus laboratorios. La encuesta reveló que un 44% de la muestra aprueba la afirmación según la cual, de acuerdo a sus conocimientos, los científicos pudieran ser peligrosos y por otro lado, un 32% la desaprueba. “Empero, en las respuestas de ambas tendencias -que están relativamente equilibradas- el sesgo se nota aún más observando el nivel educativo. En este sentido, los grupos de mayor formación se muestran en desacuerdo con la afirmación. Dentro de los grupos de menor nivel educativo, en cambio, hay mayor desconfianza en el trabajo de los científicos respecto de la «inocuidad» del producto de su trabajo”. Con respecto a la reacción de los encuestados frente al tema de la deshumanización de la vida y el papel de la ciencia en ello a través de la tecnología, un 45% se muestra de acuerdo; mientras que un 29% se muestra en desacuerdo.

Astrología como ciencia
Sorprendió que más de un 40% de los encuestados le asigna un carácter científico a la astrología. Asimismo, para los encuestados la economía tiene menor consideración de ciencia que la herbología y la acupuntura, “pese a que la economía está más influida por el conocimiento y pensamiento matemático y probabilística”. No obstante, al consultar sobre las profesiones más respetadas, los investigadores científicos ocuparon el segundo lugar con 82%, luego de los médicos con 90%. “Los agricultores aparecen en tercer lugar como ocupación respetable, y de las diez ocupaciones propuestas, los abogados y periodistas -de similar calificación-, además de los empresarios y banqueros, son percibidos como «menos respetables»”.

Apropiarse de la ciencia
La Encuesta Nacional sobre Percepción Pública de la Ciencia recomienda una serie de estrategias para promover la participación social en temas de ciencia y tecnología, “utilizando los recursos simbólicos procedentes del denominado Arte de Calle, los espacios no convencionales de nuestras ciudades y comunidades. La idea es motivar y promover en el pueblo el interés por acercarse a toda la belleza y a los recursos prácticos ofrecidos por la ciencia y la tecnología, y que puedan serles útiles en la construcción de condiciones de vida más dignas y justas”.

Fuga de cerebros
La encuesta también refleja el éxodo de “muchos científicos e ingenieros formados y con capacidades intelectuales para impulsar el desarrollo científico y tecnológico”. Así lo percibe un 56% de los encuestados mientras que sólo un 5% piensa que no se va ninguno, “lo cual refleja que un significativo porcentaje de los venezolanos percibe este fenómeno como problema”. No obstante, un 42% piensa que se van básicamente debido a que fuera del país consiguen mejores oportunidades económicas para desarrollar sus trabajos.
Los resultados evidenciaron una realidad que lejos de desmotivar al conjunto de actores de la ciencia y la tecnología en el país, los reta “a innovar y trabajar con creatividad para lograr superarla”. El documento del MCT concluye que es imperiosa la necesidad de incrementar la labor de “divulgación y apropiación de los temas científicos y tecnológicos entre los jóvenes y en la sociedad en su conjunto, como una herramienta indispensable para la solución de los problemas cotidianos y de su contribución invalorable con el esfuerzo nacional dirigido a desarrollar el país”. Ante esta realidad, aún falta mucho camino por andar para que la “ciencia para todos” se logre.
Fuente: Ciencia y Tecnología: Venezolan@s participan y opinan, MCT

2 comentarios:

Tesne dijo...

pues no es de estrañar que pase eso en un país en el que cada día va más gente a ver a: medicos brujos, brujos, "medicos sistemicos", adivinos, iluminados, aromaterapistas, quiroprácticos y pare usted de contar. Aveces pareciera que estamos frente a un nuevo oscurantismo.

Anónimo dijo...

jajaja estoy de acuerdo contigo!